Adivina el Cuento: Fragmento III

|
Pero de eso es de lo que hablan los viejos cuentos, porque eso es lo que somos: Ambición, Lujuria y Venganza. Nunca hablaron de pudor o inocencia. Ni siquiera mi historia, tantas veces contada, retorcida y tergiversada a lo largo de los siglos.

[...]

II

Con los malos tiempos nuestra casa había caído en desgracia, los sirvientes se habían marchado, y nuestras tierras pasaron a ser eriales casi yermos de los que no podía extraerse más que el polvo y la dura piedra.
Así que yo debía cumplir con las tres premisas.
Pasé a ser una criada y una sierva al cargo de que nuestra casa al menos aparentase el dinero que hacía tiempo que habíamos dejado de tener. Y cuando las escasas visitas venían a nuestro hogar, si era necesario era comerciada para satisfacer sus necesidades y placeres por el sexo.
En cuanto a la sangre…, bien, no fue necesaria por algún tiempo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me suena a la cenicienta....

Publicar un comentario en la entrada